Publicidad

Las tres historias de la semana


Quizá ésta fue la semana fuera de temporada más intensa que se haya visto en la historia de la NFL, y cómo no habría de serlo si un equipo campeón recibió una sanción ejemplar, el mejor mariscal de campo en activo cambió de equipo y el hombre del momento llega a Nueva York.

Ni tan Santos de Nueva Orleans

Era de esperarse el nivel de sanción que aplicó el Comisionado Roger Goodell a los Santos de Nueva Orleans, no merecen menos. El fútbol americano es un deporte para hombres, no para mercenarios. Para desgracia de los Santos, ningún comisionado los hubiera perdonado, pero peor para ellos porque les tocó Goodell. Y ahí todos se alinean porque se alinean.

El creador del programa de recompensas por lesionar jugadores, el coordinador defensivo Gregg Williams, fue suspendido indefinidamente y tendrá que hacer mucha labor social para limpiar su imagen y esperar la misericordia de Goodell para regresar a entrenar en la NFL algún día.

Por vez primera en la historia, un entrenador en jefe es suspendido una temporada completa y Sean Payton tiene ese deshonor. También hubo una multa financiera al equipo y suspensión de ocho juegos al gerente general Mickey Loomis y de seis juegos a otro entrenador asistente Joe Vitt. Y faltan las sanciones a los jugadores, entre 22 y 27 involucrados.

La pregunta es: ¿Qué tanto afecta todo esto el título que obtuvo Nueva Orleans en el Super Tazón XLIV? Muchos dicen que los Santos se coronaron por lo que hicieron en el campo de juego y que ganaron el Super Tazón honestamente. Estoy de acuerdo sobre el Super Tazón, pero ¿qué tal el Juego de Campeonato de la NFC? Pregúntenle a Brett Favre.

Simplemente Nueva Orleans no hubiera llegado al Super Tazón de no haberle puesto esa paliza a Brett. Minnesota estaba pasando mucho mejor momento y la intercepción final a Favre cuando los Vikingos estaban cerca de zona de gol de campo para ganar, fue producto de la intimidación y la forma que lo minimizaron físicamente esa tarde.

El novato que está sacudiendo la NFL

Andrew Luck todavía ni es seleccionado en el Draft y ha provocado un revuelo en la NFL. Si Luck hubiera decidido dar el brinco a la NFL la temporada pasada, seguramente los Potros de Indianapolis no le hubieran dado las gracias al “viejito” y lesionado Peyton Manning.

Por lo tanto, Manning no hubiera firmado en Denver, Miami hubiera ido en primera instancia por Matt Flynn y no estaría hundido con Matt Moore y David Garrard, San Francisco hubiera extendido el contrato de Alex Smith sin dudar y sin herir sentimientos, Washington no hubiera dado hasta la casa para tener la segunda selección global del Draft por Robert Griffin III, Tim Tebow todavía sería el amo y señor en Denver, Kevin Kolb estaría seguro de ser el pasador titular de Arizona y quizá Seattle también se hubiera quedado con Flynn o seguiría buscando pasador.

¿La “Tebowmanía” es el final de Sánchez?

Los Jets negociaron con Denver para obtener los servicios de Tim Tebow, supuestamente para usarlo en algunas situaciones y supuestamente Mark Sánchez es el titular. Así que llega una distracción más a Nueva York, a un equipo repleto de problemas en el vestidor, con diferencias entre Santonio Holmes y Sánchez, con un entrenador (Rex Ryan) a quien le gusta dar la nota con sus declaraciones y un exjugador como Joe Namath criticando todo lo que haga la directiva.

Pero dentro de toda esta marabunta de noticias sobre los Jets para tabloides sensacionalistas en la Gran Manzana, el trasfondo es que Tebow se convertirá en el pasador titular si Mark Sánchez no responde a las expectativas generadas sobre él, o lo que es igual, si sigue jugando como lo ha hecho hasta ahora: sin consistencia, sin liderazgo y sin personalidad.


Las opiniones expresadas en esta columna son propiedad del autor.

Para dejar tu opinión sobre esta columna, favor de hacerlo a través del Twitter @pausa2minutos y en Facebook Pausa de-los Dos Minutos.

Comments

comments

You must be logged in to post a comment Login