Publicidad

Tomlin y Haley le entregan la victoria a Jacksonville


2017 19 JaxPit NFLM Ben Roethlisberger 2

PAUSA DE LOS DOS MINUTOS por GILDARDO FIGUEROA.

14 de enero de 2018.

No cualquiera derrota dos veces en una temporada a los Acereros de Pittsburgh en su casa. Pues Jacksonville lo logró por segunda ocasión en la historia.

Voy a escribir mucho de los errores de apreciación o de liderazgo de los entrenadores de Pittsburgh y no quiero que eso le reste méritos al triunfo de los Jaguares, que llegaron a Heinz Field con un muy buen plan de juego y lo ejecutaron a la maravilla. Honor a quien honor merece. Pero si los Acereros hubieran jugado como lo hicieron desde que estaban 21-0 y luego 28-7 abajo en el marcador, ni la mejor versión de los Jaguares hubiera ganado este encuentro.

Después del famoso juego de la Semana 5 en el cual los Jaguares interceptaron 5 pases a Ben Roethlisberger en el que se creía que “Big Ben” ya había perdido su talento, se calentó mucho durante la semana este encuentro de la ronda divisional de la Conferencia Americana.

El inicio fue a tambor batiente para los Jaguares y al terminar el 1er cuarto ya tenían ventaja 14-0, gracias a un touchdown de Leonard Fournette y a una intercepción a Roethlisberger.

El primer golpe en contra de los Acereros llegó cuando el coordinador ofensivo, Todd Haley eligió una muy mala jugada en 4ª y 1 en la 21 de los Jaguares. LeVeon Bell fue detenido 4 yardas detrás de la línea de golpeo al intentar avanzar por fuera del lado dercho, en lugar de un QB Sneak con Roethlisberger. De ahí tomaron los Jaguares la ofensiva en su 25 y metódicamente avanzaron todo el campo, para que iniciando el 2º cuarto pusieran la pizarra 21-0, en lo que parecía una paliza muy difícil de remontar.

Surgió el orgullo aurinegro. Roethlisberger, Bell y Antonio Brown se pusieron a trabajar y en una serie que consumió 3:11 se pusieron en el marcador por vez primera. Luego la defensiva hizo su trabajo al frenar el ataque Jaguar. Nuevamente los Steelers estaban en Modo Ataque. Fueron 26 yardas con Bell, luego un envío de 11 yardas de Big Ben a McDonald, antes de que apareciera Sacksonville.

A mi gusto, la jugada que definió el partido llegó en ese instante. Justo a medio campo, Roethlisberger quería lanzar un pase, cuando es golpeado detrás de la línea Yannick Ngakoue, y el linebacker Telvin Smith tomó el balón y se escapó para ampliar la ventaja nuevamente a 21 puntos.

Los Acereros anotaron en 4ª y 11, en un envío de 36 yardas de Roethlisberger a Martavis Bryant y parecía que Pittsburgh podía iniciar un regreso. Y así fue, ya que iniciaron el 3er cuarto con una ofensiva de 77 yardas que terminó con un envío de touchdown a Bell de 19 yardas.

Con el marcador 7 puntos abajo, y tras varios intercambios de patadas de despeje, los Jaguares sin su estrella Leonard Fournette por una lesión en el tobillo, iniciando el 4º cuarto, los Acereros tuvieron nuevamente una 4ª y 1 en territorio de Jacksonville, pero en lugar de… sí, un QB Sneak con Roethlisberger, mandaron un pase largo a JuJu Smith-Schuster que resultó incompleto y por lo tanto entregar otra posesión que prometía en la yarda 39 rival.

Ahí los Jaguares tenían que ser agresivos, y lo fueron, un bombazo de Blake Bortles, sí, leyeron bien, Bortles, a Cole los colocó en 1º y gol, y después vendría Fournette con su tercer touchdown corriendo del partido.

El momento psicológico estaba de nueva cuenta con los Jaguares y Pittsburgh parecía ya no tener mucho por ofrecer, especialmente al dejar ir puntos con dos jugadas muy malas en 4ª oportunidad dentro del terreno del oponente.

Roethlisberger es un fenómeno, al igual que Antonio Brown. Se combinaron en dos pases largos y anotaron en tan sólo 1:29 y parecía que no había pasado nada. “Big Ben” estaba dando la cara por su equipo, mientras que Haley y su entrenador en jefe Mike Tomlin seguían tomando decisiones equivocadas.

Bortles convirtió en dos ocasiones en 3ª oportunidad, una de 40 yardas y otra de 8 yardas, para colocarse en la 16 de Pittsburgh. Y desde ahí, se comieron a la defensiva de Pittsburgh con un pase a su fullback Tommy Bohanon, a quien nadie cubrió y parecía estar sentenciado el partido 42-28 con 4:19 por jugarse.

“Big Ben” mostró su grandeza y nuevamente llevó a la zona final a Pittsburgh, incluso con jugadas tocheras, que le mandó un lateral a Bell para anotar, y 7 puntos abajo con 2:27 por jugarse y dos tiempos fuera, parecía la situación ideal para patear largo en el kickoff.

Pero no, Tomlin decidió ir en una patada corta, muy mal ejecutada por cierto, y los Jaguares recuperaron en la yarda 36 de los Acereros, tras un castigo y el balón nunca rebasó las 10 yardas.

Jacksonville avanzó sólo 9 yardas y dejó la mesa puesta, gracias a Tomlin, de un gol de campo de Josh Lambo de 45 yardas, una distancia que la gran mayoría de pateadores de la NFL deben conectar en un 85 por ciento de las veces.

De haber ocurrido esto en la yarda 25 de los Jaguares, tras un kickoff largo, en lugar de poner el marcador en 10 puntos con 1:45, los Acereros hubieran tenido el balón, en promedio en su yarda 30/35, lo cual hubiera sido tiempo suficiente y una buena distancia para que Roethlisberger y compañía empataran el partido.

La responsabilidad principal de un entrenador en jefe es darle a su equipo las mejores oportunidades de ganar partidos. Mike Tomlin ha fallado históricamente en este aspecto, y si le agregamos las malas jugadas en momentos clave de Todd Haley, ahí está la respuesta a la eliminación sorpresiva de Pittsburgh por conducto de los Jaguares.

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas del autor.

Visita www.pausadelosdosminutos.com y deja tu opinión sobre esta columna a través de las cuentas de Twitter @pausa2minutos y @GFigueroaFins y en la página de Facebook Pausa de los Dos Minutos.

Comments

comments

You must be logged in to post a comment Login