Publicidad

Se siente como una gran traición


2017 NEn BH James Harrison 1

PAUSA DE LOS DOS MINUTOS por GILDARDO FIGUEROA.

26 de diciembre de 2017.

Cuando un jugador tuyo se va y firma con un equipo con el que se tiene una rivalidad intensa, tiene un sabor a traición por donde se le vea.

Eso ocurrió en el momento que James Harrison firmó con los Patriotas de Nueva Inglaterra, justo un día después de haber sido cortado por los Acereros de Pittsburgh.

La rivalidad de Pats y Steelers está tan intensa como en cualquier otro momento. Justo hace un par de semanas, Nueva Inglaterra derrotó a Pittsburgh en Heinz Field en un partido muy cerrado que debieron ganar los Acereros.

Las heridas no han cerrado en la “Ciudad del Acero” por ese pase de touchdown de Ben Roethlisberger a su ala cerrada Jesse James “por no terminar el proceso de la recepción” y posteriormente la intercepción que selló el juego en una muy mala decisión por parte de “Big Ben”, quien forzó un pase entre cuatro o cinco defensivos

Es muy probable que estos equipos se vuelvan a ver las caras en el Juego de Campeonato de la Conferencia Americana, pero si todo marcha como parece, ese partido será en Foxborough, en Gillette Stadium, la casa de los Patriotas, y todo debido a esa derrota de Pittsburgh en casa.

Quizá, justo para ese encuentro, es que Bill Belichick y las mentes maquiavélicas de los Patriotas contrataron a un jugador libre como Harrison. Para conocer los esquemas defensivos de Pittsburgh, las tendencias de sus entrenadores y quizá hasta algunas cosas de la ofensiva que por ahí pudiera saber este veterano, como señales de Roethlisberger en la línea de golpeo, o preferencias de su coordinador Todd Haley, o trucos para detener a Antonio Brown y a LeVeon Bell, en fin.

Las reacciones no se hicieron esperar. De inmediato Maurkice Pouncey, el centro y uno de los eternos jugadores de Pro Bowl de Pittsburgh, dijo: “Con esto, terminó su legado aquí (Pittsburgh)”.

El que se mostró más enojado fue el linebacker joven, Bud DuPree, quien se fue a la yugular de Harrison: “No creo que pueda decirles mucho de nuestro libro de jugadas, ya que nunca lo veía en las juntas de posición, de la defensiva y del equipo en general”.

Aficionados en la parte oeste de Pennsylvania han estado avivando fogatas con jerseys de Harrison, han llamado a esta firma con Nueva Inglaterra como “Traición”. Se han desgarrado las vestiduras, pero sabemos que eso siempre ocurre con aficiones tan intensas como la de los Acereros.

James Harrison habló y dijo que a principio de temporada el entrenador Mike Tomlin le dijo que tenían un lugar para que siguiera colaborando con el equipo, pero con el paso de los partidos, casi no veía acción este linebacker de 39 años de edad.

El poseedor de la devolución de intercepción para touchdown más larga en la historia del Super Bowl (100 yardas, edición XLIII) y Defensivo del año en 2009 agregó que había solicitado ser cortado en tres ocasiones previas sin éxito y que entendía las razones del equipo para tener más tiempo jugando a los jóvenes que a él, pero que él deseaba tener mayor participación, tal como se lo habían prometido al inicio de la campaña.

Y destacó que este movimiento fue un asunto de “negocios”, así como fue un asunto de “negocios” que los Acereros no le permitieran jugar tanto esta temporada.

Con esta frase, da a entender que la traición o la falta de palabra (y no será la primera vez) por parte de Tomlin, vino primero en su contra.

Justificación, venganza o lo que sea, el hecho de que Harrison se una al “Canciller Palpatine” Belichick con los Patriotas, nos va a tener hablando hasta que llegue el momento que Acereros y Pats se tengan que enfrentar en playoffs disputando el boleto al Super Bowl LII.

No quiero ni imaginarme los distintos escenarios de ese encuentro. Una captura sobre Roethlisberger, que provoque un fumble, y sea devuelto para touchdown por los Pats, en el 3er o el 4o cuarto, que pueda cambiar el momento del partido o hasta definirlo, sería la cereza en el pastel para la carrera de este gran defensivo.

También puede darse que no juegue o casi no juegue, o que no haga mucho y pase desapercibido. Pero justamente eso es lo que me tiene escribiendo esta columna, y tiene a miles de aficionados de los Steelers en México y en el mundo, cuestionándose sobre lo que va a ocurrir.

Y por qué no, hasta los mismos entrenadores de Pittsburgh (llámese Tomlin encabezándolos) pueden estar pensando en estos escenarios, aunque no lo hagan del conocimiento público. El factor miedo, ahí está clavado, y quién mejor que el equipo de los Acereros y toda la Steelers Family conocen las capacidades y lo que puede hacer Harrison.

Por esas razones, la firma de Harrison con los Pats tiene un sabor muy amargo y lleva un toque de temor profundo.

Veremos en qué para todo esto, pero mientras tanto, esto fue un golpe psicológico y emocional muy fuerte de Belichick y los Pats ante su rival más peligroso para destronarlos como campeones de la AFC y del Super Bowl.

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas del autor.

Visita www.pausadelosdosminutos.com y deja tu opinión sobre esta columna a través de las cuentas de Twitter @pausa2minutos y @GFigueroaFins y en la página de Facebook Pausa de los Dos Minutos.

Comments

comments

You must be logged in to post a comment Login