Publicidad

Rápido adiós a los Gigantes


2017 05 LACNYG NYT Odell Beckham 2

PAUSA DE LOS DOS MINUTOS por GILDARDO FIGUEROA.

13 de octubre de 2017.

Los Gigantes de Nueva York se pueden despedir de la temporada 2017 y podemos decir que es el primer equipo fuera de la contienda por el campeonato de la NFL. De hecho, ya es para considerarlo el Fracaso del Año. Muchos veían a esta franquicia como el equipo que representaría a la Conferencia Nacional en el Super Bowl LII en febrero próximo. En cambio, hasta el momento, sigue sin ganar.

La derrota del pasado domingo ante los Cargadores de Los Angeles fue el último clavo en el ataúd de los neoyorquinos. Con marca de 0-5 no se ve la forma o cómo o cuándo o por dónde puedan salvar la temporada.

Para muchos puede ser sólo una derrota (o menos, cinco derrotas). La realidad es que este revés ante los Cargadores, en su propio estadio, los manda directo y sin escalas a estar entre los peores equipos de la campaña 2017, y no tanto porque terminen con registro muy perdedor, sino porque además en este partido perdieron por el resto de la temporada por lesiones a sus dos receptores abiertos titulares y “estrellas” Odell Beckham Jr. y Brandon Marshall. Por si fuera poco, se les lesionó otro receptor, el jugador de segundo año Sterling Shepard, aunque él sí regresará en breve.

Eli Manning, su mariscal de campo, es un quarterback con ciertas habilidades, pero puede encontrar un techo o un tope en algún momento, especialmente porque necesita mucho talento a su alrededor para destacar. Gracias a Plaxico Burress, Amani Toomer y David Tyree, con una línea ofensiva de primer nivel, corredores como Ahmad Bradshaw y Brandon Jacobs, además de una defensiva repleta de grandes figuras con Michael Straham, Osi Umenyiora, Justin Tuck, por mencionar algunos. El hecho es para reforzar mi comentario, de que Eli necesita talento para poder comandar y liderar a los Gigantes a éxitos.

En esta vida de karma instantáneo, vemos que desde que se dio el famoso “Boatgate” en el que los receptores de los Gigantes, Beckham, Víctor Cruz y Sterling Shepard, se fueron de fiestecita al Sur de Florida con algunos músicos previo a su juego de postemporada ante Green Bay, Nueva York tiene marca de 0-6. Cruz está si empleo en la NFL, Beckham ha sufrido dos lesiones graves en las piernas y se pierde el resto de la campaña y Shepard también ha pasado por varias lesiones.

En el equipo actual, la defensiva ha mantenido los marcadores no tan abultados y hasta parece que los Gigantes han tenido oportunidad de ganar varios duelos, a pesar de no tener un ataque terrestre confiable.

Sin duda, el entrenador en jefe Ben McAdoo tiene problemas serios, porque incluso con sus estrellas no ha ganado partido alguno, y ya no importa la buena marca del 2016 con 11-5 y boleto a playoffs, esta campaña Nueva York está sentenciado al último lugar de una División Este de la NFC muy competida, con las Águilas de Philadelphia jugando su mejor fútbol americano en muchos años, unos Vaqueros de Dallas que aunque están lejos de su nivel de la campaña anterior y unos Pieles Rojas de Washington con capacidad de competirle al tú por tú con los grandes.

El 0-5 se puede convertir fácilmente en 0-8, ya que visitan este fin de semana a Denver, luego reciben a Seattle y posteriormente a los Carneros de Los Angeles.

Pudiéramos haber dicho que su primer triunfo luciría fácil en cuatro juegos cuando se enfrenten a los 49s, pero no será así ya que tendrán que viajar a San Francisco.

A partir de ese momento, las cosas se ponen peor. Reciben a los (todavía) invictos Jefes de Kansas City, viajan a Washington y a Oakland en semanas consecutivas, reciben a los Vaqueros y al sólido conjunto de Philadelphia, visitan Arizona y cierran en casa ante los Pieles Rojas.

Sin Beckham y sin Marshall, fácilmente se puede convertir en una temporada de 1 o 2 ganados. Y con la línea ofensiva tan deficiente que tienen, ya hasta me preocupa que Eli Manning pudiera salir lesionado, eso sí sería una campaña sin victoria, casi lo podemos afirmar.

Pero esto no se trata de hacer suposiciones, sino de analizar la situación actual y proyectar. De cualquier forma, los pronósticos de agosto y de pretemporada, de que los Gigantes de Nueva York estarían en el Super Bowl LII ya no se dieron. Con algo de suerte, los “G-Men” pueden tener una campaña de 7 u 8 ganados.

Lo ideal sería ya quedarse en el fondo de liga y tener un Draft alto en 2018, recuperar a sus estrellas lesionados, buscar dos corredores y reforzar la línea ofensiva también en la agencia libre. A este equipo le urge que ya termine el 2017.

////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas del autor.

Visita www.pausadelosdosminutos.com y deja tu opinión sobre esta columna a través de las cuentas de Twitter @pausa2minutos y @GFigueroaFins y en la página de Facebook Pausa de los Dos Minutos.

Comments

comments

You must be logged in to post a comment Login