Publicidad

Atlanta fue muy superior


2016 19 GBaAtl AJC Matt Ryan 1

PAUSA DE LOS DOS MINUTOS por GILDARDO FIGUEROA.

22 de enero de 2017.

Los Halcones de Atlanta hicieron más para ir al Super Bowl LI, la segunda aparición en su historia. Fue un dominio de principio a fin del partido ante los Empacadores de Green Bay.

Todos esperábamos un partido de ir y venir, de muchas alternativas, como se conoce un “shootout”, y resultó una paliza favorable a los de casa.

La sentencia estaba dictada a mitad del primer cuarto cuando dos de los héroes de Green Bay, el pateador de lugar Mason Crosby y el corredor de poder Aaron Ripkowski ya habían cometido errores, de los cuales Atlanta ya tenía ventaja 17-0.

El resto del partido fue metódico para los Halcones. Matt Ryan, casi seguro el que será el Jugador Más Valioso de la temporada, se encargó de mover la ofensiva roja. Por cuarta vez, Ryan rebasó los tres pases de anotación en un partido de postemporada, lo cual es un récord de la NFL, tuvo cuatro para 392 yardas y falló 11 de sus 38 pases.

El otro estrella del ataque halcón, el receptor abierto Julio Jones, tuvo un partidazo con nueve recepciones para 180 yardas para dos anotaciones. Lo mejor de sus dos touchdowns fue el que realiza una trayectoria cruzada y a base de fuerza pura se quitó dos tackleadas para escaparse 73 yardas. Esta jugada muestra claramente el porqué Jones es el mejor receptor de la liga en la actualidad.

El marcador final fue un contundente 44-21 a favor de Atlanta, equipo que tuvo la ofensiva más explosiva de la liga. Esta tarde, en el último juego en el Georgia Dome, Ryan y los Halcones fueron los mejores y muy merecidamente van al Super Bowl.

La estrategia de Atlanta fue simple: golpear a Aaron Rodgers en todo momento, ponerle presión, acecharlo, intimidarlo. Funcionó de maravilla. Quizá hubo también una pequeña ayudadita por parte de los árbitros que no marcaron al menos tres golpes tardíos sobre Rodgers que le hubieran dado primeras oportunidades en situaciones de tercer down con castigos de falta personal.

Al medio tiempo Atlanta blanqueaba 24-0 a los “Cabezas de queso” y al iniciar el tercer cuarto, todo estaba dicho, con un 31-0 contundente tras el pase y escapada larga de Julio Jones.

Si bien los Empacadores empataron 21-21 en la segunda mitad con los Halcones, la losa de 24 puntos al intermedio era muy pesada. Simplemente ni Aaron Rodgers y un equipo encendido y muy voluntarioso pudieron hacer el milagro.

Rodgers tuvo una jugada en el cuarto periodo en la cual corrió para un primero y gol en la cual cometió un castigo de falta personal al jalar de la barra al defensivo y arrancarle el casco, luego pasó y lo empujó retándolo. No cabe duda que los Empacadores estuvieron fuera de sus casillas todo el juego, y en especial A-Rod, quien estuvo golpeado y en el suelo gran parte del partido. Los raspones y moretones en sus brazos fueron la evidencia más clara de que no resistió la línea ofensiva de Green Bay.

El caso de Ryan y de los Halcones es muy digno. Una franquicia que ha trabajado bien los últimos ocho años, pero por distintas razones no habían encontrado el camino al Super Bowl. Finalmente esa labor es recompensada. Todavía falta el paso más importante, pero el hecho de que jugará el próximo domingo 5 de febrero en Houston, Texas, es algo que muy pocos hubieran pronosticado a principios de temporada.

////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas del autor.

Visita www.pausadelosdosminutos.com y deja tu opinión sobre esta columna a través de las cuentas de Twitter @pausa2minutos y @GFigueroaFins y en la página de Facebook Pausa de los Dos Minutos.

Comments

comments

You must be logged in to post a comment Login