Publicidad

Dallas puede perder en playoffs


2016 06 DalGBa GBPG Rodgers Dak 1

PAUSA DE LOS DOS MINUTOS por GILDARDO FIGUEROA.

28 de diciembre de 2016.

Nadie pone en tela de juicio que los Vaqueros de Dallas tienen la mejor marca de la Conferencia Nacional, razón por la cual el camino al Super Bowl LI pasará por el “Egodomo” de Jerry Jones, mejor conocido como el Estadio AT&T.

No podemos dudar ni un momento de la gran labor que ha tenido la línea ofensiva de este equipo, no sólo esta temporada, sino desde hace un par de años.

Caso concreto, la labor que ha tenido el corredor novato Ezekiel “Zeke” Elliott como el líder en la liga en yardas terrestres ha sido formidable. Verlo acelerar como el velocista que fue en preparatoria y en la universidad, explotar los huecos y la paciencia para dejar que se desarrollen las jugadas, lo hacen parecer un jugador veterano.

Y ni qué decir del mariscal de campo Dak Prescott, quien nada más mandó a la banca a Tony Romo, el consentido del dueño Jerry Jones. Dak está conquistando el corazón de los miles de aficionados al “Equipo de América” y tienen números que envidiarían muchos veteranos de medio pelo como Ryan Tannehill, Colin Kaepernick, Sam Bradford o hasta Andy Dalton.

La labor del entrenador en jefe Jason Garrett ha sido ejemplar esta campaña, y va de la mano con su coordinador ofensivo Scott Linehan, quienes han llevado a este par de novatos a una de las temporadas más sorprendentes en la historia de la NFL y de esta ilustre franquicia.

Los Vaqueros tienen mucho talento a la ofensiva. El propio pasador novato ha proclamado que (él mismo) Dak, Zeke y Dez son “Los nuevos Triplets”, haciendo referencia a uno de varios calificativos que puso Jerry Jones a Troy Aikman, Emmitt y Michael Irvin en los años 90. Otro fue la “Santa Trinidad de Dallas”. Casi no les gusta querer santificar a este equipo, basta con recordar lo que se decía del hueco en el techo del Estadio Texas, que lo dejaron para que Dios viera jugar a sus Vaqueros de Dallas.

Todo lo anterior es muy bueno y no hay que ser aguafiestas, pero hay que señalar realidades que pueden doler a muchos.

Y justamente aquí viene el gran “Pero”. Dallas es vulnerable en su defensiva, especialmente contra el pase, es la 27 de la liga al permitir 262.3 yardas por partido. Este equipo tampoco ha sido dominante en su gran temporada.

Los Gigantes les propinaron sus dos derrotas, Pittsburgh les complicó muchísimo el partido, al igual que Washington y hasta Filadelfia con un pasador novato o Tampa Bay y Detroit estuvieron muy metidos en los partidos.

Todo luce muy bien, y siempre jugar en casa es positivo en postemporada, pero Dallas se encontrará con ofensivas sumamente explosivas y con quarterbacks consagrados en finales. Los Vaqueros no quieren verse las caras con Matt Ryan (probablemente el MVP de la temporada) y Julio Jones de Atlanta, menos a un MVP de Super Bowl como Aaron Rodgers y Green Bay, tampoco una tercera vez a Eli Manning y los Gigantes, ya ni qué decir de encontrarse con un consagrado ganador en playoffs como Russell Wilson y Seattle o en el peor de los casos a Kirk Cousins y Washington. Todos ellos tienen con qué vencer a Dallas en la postemporada.

Inicia otra temporada muy distinta y los Vaqueros tienen con qué responder. No tendrán un camino fácil para llegar al Super Bowl LI y pueden perder en playoffs.

////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas del autor.

Visita www.pausadelosdosminutos.com y deja tu opinión sobre esta columna a través de las cuentas de Twitter @pausa2minutos y @GFigueroaFins y en la página de Facebook Pausa de los Dos Minutos.

Comments

comments

You must be logged in to post a comment Login